noticias

El Alevín Femenino sigue en racha

Rafael Jiménez Bogarín - 29 de Octubre de 2017 - comenta esta noticia

Este cronista tiene que quitarse el sombrero frente al Alevín Femenino de Los Sauces y su entrenador Diego, porque lo que están haciendo tiene un mérito impagable. Sinceramente consideraba a San Viator como uno de los equipos más fuertes del grupo, junto a Pilaristas y San José del Parque (creo que es el más fuerte del grupo), y que lo íbamos a pasar mal baloncestísticamente hablando. Pero no, estas guerreras siguen sorprendiéndome en cada partido y quizás sorprendiéndonos a todas las familias que las seguimos.

Desde el salto inicial todas las que salen en cada sexto se dejan la piel por sus colores y destacan por su carácter marcado en la defensa, por no dar una bola por perdida y no escatimar en esfuerzos para anotar y pasar a la compañera que está más sola.

Llevo mucho baloncesto visto de estas categorías y me emociona cómo este conjunto ha sabido y sabe adaptarse a los continuos cambios que ha sufrido, dando lo mejor de cada una en beneficio del equipo.

Este año son nueve guerreras y, permitidme que os haga analogías con el Real Madrid de Baloncesto para haceros ver lo que son y lo que llevan cada una de ellas. Carla Pérez, sería Llul, sin duda el alma mater del equipo, todo lucha y toda pasión. Valeria Soto sería Carroll, la frescura del equipo, la tiradora sin miedo desde el tiro exterior. Nuria sería Maciulis, la calma y a la vez el genio, nadie como ella para descongestionar el ataque estático abriendo el juego de nuevo al centro. Carmen sería Rudy, la defensora infranqueable y luchadora incansable. Alice sería Ayón, el terror de la zona y la alegría del equipo, no hay balón alto que no pase por sus manos. Carla Cerrada sería Campazzo, el temperamento y la motivación. Da igual quien tenga delante, nunca se amilana y siempre con coraje tanto en defensa como en ataque. Marta sería Thompkins, siempre aportando lo mejor de sí misma y aprendiendo cada día. Irene sería Reyes, la revelación de este año, cogiendo el ritmo a pasos tan agigantados como su corazón y su altura. Patricia sería Randle, con sus dos primeros puntos en este partido aportando generosidad y ayuda.

En el primer tiempo de tres periodos la tónica fue la característica defensa que plantea este equipo y la falta de fortuna en el tiro, bien es verdad que pudo deberse a un aro ligeramente doblado que escupía la bola. En el primer sexto, disputadísimo y vibrante nuestras guerreras cobraban una exigua ventaja en el marcador con un parcial de 7 a 8. En el segundo quinteto, igual de igualado, pero con menor acierto, el parcial fue de 2 a 4 para las de verde. En el tercero la fortuna prácticamente jugaba de negro y gualda. En este sexto fue cuando realizamos incontables tiros, pero con poco éxito. Aun así, el parcial era de 6 a 4 para San Viator con todo por disputar en la segunda mitad.

El problema que tuvimos con el aro nosotros se lo encontraron los locales. Eso unido a una defensa espectacular supuso un parcial de 10 a 0 para nosotros. Nuestra botella era ignota para San Viator. En el quinto volvieron las tablas al partido, muy disputado, que acabó con un parcial de 5 a 5. Por si acaso en el que cerró enfrentamiento Diego puso toda la carne en el asador de inicio, para luego, una vez abierta la brecha de manera definitiva, mantener el ritmo con las rotaciones oportunas. Parcial también demoledor de 6 a 14 frente al mejor quinteto posible de las de San Viator.

Finalmente, me encanta ver cómo en el último entrenamiento que vi, en el partidillo todos, incluido Diego, estaban disfrutando del mismo, sin dejar de corregir defectos, puliendo las diferencias y con una sonrisa en la cara.

Ánimo y a seguir así con el siguiente rival.

0 Comentarios

Para poder comentar debes iniciar sesión.
Puedes iniciar sesión también con tu cuenta de facebook o twitter.