noticias

Doble derrota en Preinfantil

Rafael Jiménez Bogarín - 1 de Marzo de 2017 - comenta esta noticia

Doble derrota las sufridas por el preinfantil femenino este fin de semana. El sábado frente a Maravillas y el domingo frente a Cabrini tras ¡¡dos prórrogas!!.

El caso es que con Maravillas la cosa empezaba bien. Se jugaba pasando, se defendía aceptablemente bien, de manera que llegábamos a su conclusión con un esperanzador 16 a 14 a nuestro favor.

Pero llegó el segundo cuarto en que no estuvimos ni en defensa y lo que es peor en ataque.  Nuestra defensa hacía aguas por todos lados. Sólo debajo del aro se veía algo de luz, pero en ataque… Más de que desconexión, lo podría calificar como inconexión. No dimos una. Parcial de 0 a 17 para Maravillas que rompió el partido. Sólo esperábamos a la reacción.

En el tercero fue un quiero y no puedo. No se terminaba de carburar. Aunque más disputado, seguíamos lejos del nivel ofrecido en otros momentos por este equipo. Parcial de 5 a 10, con lo que la renta se ampliaba a los 20 puntos.

En el que cerró encuentro se subió un puntito la alegría y me llegó a gustar en muchos momentos el juego desplegado. Aun así, a todas luces insuficiente. Parcial de 9 a 12 y derrota por 30 a 53. Eso sí. Lucía Sanz consiguió el punto 500 de esta temporada. ¡Enhorabuena por ello!

Frente a Cabrini mis expectativas eran altas. Pero lejos de acercarme a la realidad, el juego desplegado fue raro. Demasiadas imprecisiones, estábamos como fríos. Es verdad que el parcial 6 a 5 a nuestro favor pudo ser mucho más amplio, pero nos estaba costando coger el ritmo.

En el segundo las sensaciones eran las mismas. No eran las Magic de siempre, pero bien es verdad, que este quinteto estuvo un poquito mejor que el primero. Parcial de 10 a 10 y nos tocaba sufrir.

En el tercero seguíamos en progresión, pero como a trompicones, no terminábamos de despegarnos. Parcial del 5 a 4.

En el comienzo del último volvieron a aparecer las Magic. Su juego era vistoso, efectivo. Llegamos a tener una diferencia de hasta 10 puntos, pero hasta ahí. Debacle total en ataque y aunque la defensa se comportaba como gato panza arriba, los arreones de Cabrini eran tan constantes que no pudimos seguir su ritmo. Empate a 34. En la primera prórroga sólo defendimos, ya que nuestros ataques se limitaban a coger la pelota, correr y perderla en la botella. No existieron los pases y eso lo pagamos. Vuelta al empate y ¡segunda prórroga! Aquí ya no pudimos aguantar más la presión y Cabrini lo sabía. Final 34 a 39 y continua nuestra sequía en esta segunda fase.

0 Comentarios

Para poder comentar debes iniciar sesión.
Puedes iniciar sesión también con tu cuenta de facebook o twitter.